Back to Top

Modelo de Atención

Fundamentando en:

La Planificación Centrada en la Persona

Se estructura en un proceso continuo de escucha y aprendizaje, orientado a tratar de saber, por parte de la organización, lo que es importante para la persona tanto en su vida actual como en sus planes de futuro. Además, si así lo desea la persona, podrá participar en el proceso su entorno próximo, entendido este como familiares y amigos.

El Modelo de Calidad de Vida de Shalock y Verdugo

Para Shalock y Verdugo, calidad de vida es un estado deseado de bienestar personal que tiene componentes objetivos y subjetivos, esta influenciado por factores personales y ambientales, y tiene carácter multidimensional. En este sentido, ambos autores plantean ocho dimensiones centrales que constituyen una vida de calidad: bienestar emocional, relaciones interpersonales, bienestar material, desarrollo personal, bienestar físico, autodeterminación, inclusión social y derechos. Todas y cada una de estas ocho dimensiones tienen posibilidad de mejora en cualquier persona, independientemente de su grado de dependencia y/o discapacidad.

Aunque siempre se ha hablado de calidad de vida, la novedad estriba en el “intento de utilizar este concepto como un proceso y un principio organizativo para mejorar las vidas de las personas con discapacidad y para evaluar los resultados y la validez social de las prácticas actuales de rehabilitación” (Robert L. Schalock. Siglo Cero, Vol. 28, (2), p. 25, 1997).

Modelo de Apoyos y Apoyo Conductual Positivo

Modelo de Apoyos. Construcción de apoyos en torno a las Dimensiones de Calidad de Vida.

Los apoyos son recursos y estrategias destinados a promover el desarrollo, la educación, los intereses y el bienestar personal y a incrementar el funcionamiento individual. Existen cuatro fuentes de apoyo: uno mismo, otros, tecnología y servicios, pudiendo ser naturales o consistir en servicios.

Los apoyos basados en servicios son proporcionados por personas o equipamientos que normalmente no son parte del ambiente natural de la persona.

La intensidad de las necesidades de apoyo varía entre las personas, situaciones y fases vitales. Por lo tanto, los apoyos han de ser vistos como susceptibles de experimentar variaciones tanto en la intensidad como en la duración.

Apoyo Conductual Positivo.

Se basa en la detección de las variables que inciden en la ocurrencia del problema de conducta, con el fin de poder diseñar estrategias orientadas a facilitar que se produzca una conducta satisfactoria para la persona y su entorno.

Constituye a la vez una técnica de intervención y un método de aprendizaje, de aplicabilidad general a todas las personas, presenten o no discapacidades. Se centra fundamentalmente en proporcionar a la persona hábitos y habilidades que eviten que presente conductas inadecuadas.

Este apartado se desarrolla a través del diseño de Planes de Apoyo Conductual Positivo, teniendo en cuenta la modificación de factores del entorno, la enseñanza de habilidades alternativas, y las Intervenciones basadas en consecuencias y estilo de vida.

Principios Éticos y Decisiones Éticas Responsables

Los principios éticos se articulan a través de un Código Ético que enuncia valores, principios y normas que sirven de guía a la conducta y buen trato de los diferentes grupos de interés y estamentos de la organización. Es de aplicación a todas las personas que tiene responsabilidad en la mejora de calidad de vida de los usuarios y de sus familias.

En este sentido, el código ético de AyG Asistencial se desarrolla a través de 4 EJES: el usuario (dignidad y valor de la persona, e igualdad), la familia (apoyo y participación, e igualdad), la organización (sistema de gestión, trato, apoyos y planificación centrada en la persona, transparencia y eficiencia en la gestión, participación y cohesión), y la sociedad (interés común).

Por lo que respecta a Decisiones Éticas Responsables, señalar que las organizaciones que prestan apoyos a personas con dependencia/discapacidad tienen a menudo situaciones que suponen dilemas en la adopción de decisiones relacionadas con la práctica asistencial.

Un problema puede tener múltiples respuestas, puede que ninguna del todo satisfactoria, pero exige el compromiso de buscar y encontrar la más correcta, es decir, la “decisión ética responsable” para cada situación.

En este sentido, AyG Asistencial considera fundamental la inclusión de criterios y herramientas de trabajo para afrontar dichas situaciones, todas ellas orientadas a que sea la decisión ética responsable consensuada la praxis de aplicación en cada uno de nuestros centros.

Programas estructurados en Planes Generales de Intervención (PGI)

Entendido como la cartera de programas e intervenciones interrelacionadas con las dimensiones de calidad de vida en las que se estructuran las Planificaciones de Atención Individualizada (PAI), y que se encuentran disponibles para ser utilizadas de manera ajustada y adaptadas en función de objetivos establecidos por las personas usuarias y los profesionales, en base a, de una parte, deseos y preferencias, y de otra, a necesidades y apoyos.

El PGI se estructura en Unidades de intervención, cuyos objetivos van desde lo más general hasta lo más concreto, estableciéndose indicadores.